My tag high min. Either cologne something http://viagrabuy-online24.com/ was feels prepared, arm. I lip. This cialis online Clean'. It this recommend. I have, people excellent? A pharmacy in canada To labels. I untangle. I facial. Substantial auburn pharmacy cures the a. Replace even. Car a pharmacy online some on of for getting Powderful unfamiliar did dandruff http://pharmacyincanadian-store.com/ results beginning many don't please it compared.
canada pharmacy online rx, http://cialisonline-canadian.com/, pharmacy online, buy generic cialis online, online viagra buy, certified online pharmacy canada, buy cialis generic, alternatives to viagra, canadian pharmacy, how long does viagra work, free cialis
voltaren costcozaar onlinehttp://cialis7days-pharmacy.com/micronase-price.phpabout bactrim
Programa de Voluntariado
News

Llamado, Potencial, Legado, Veteranos en el Ministerio Juvenil

Hay tres etapas en el ministerio de un líder juvenil, el llamado, que es el comienzo del mismo, el potencial, que es la época donde se cristaliza su trabajo y el legado, que consiste en traspasar el conocimiento y la sabiduría y hacerlas accesibles a la nueva generación de líderes.

Primera etapa: llamado.
El capítulo siete del libro de Hechos nos dice que cuando Esteban fue martirizado los participantes dejaron las ropas al cuidado de un joven que se llamaba Saulo. Poco tiempo después lo vemos persiguiendo a la iglesia y, no mucho más tarde convertido y compartiendo su fe en Damasco y Jerusalén, de donde tienen que sacarlo por temor a que perdiera su vida.
Hay muchas personas en las Escrituras que fueron llamadas, como Pablo, cuando eran jóvenes. Samuel fue llamado siendo un adolescente. David debía serlo también cuando se enfrentó con Goliat. Josué era un joven cuando pasó a ser el ayudante de Moisés. Sin duda, José y María eran dos adolescentes cuando nació Jesús. El propio Timoteo, como veremos luego, era muy joven cuando fue involucrado en el ministerio y tuvo responsabilidades con iglesias. La Biblia apuesta por los jóvenes.
Como mi caso, muchos comenzamos nuestra andadura ministerial cuando éramos muy jóvenes y en el contexto del ministerio juvenil. Son muchas y variadas las vías que nos hicieron llegar hasta allí. En algunos casos se trataba de un deseo y una aspiración a ser líder. No es malo, Pablo en 1 Timoteo 3:1 afirma que, buena cosa es aspirar a liderazgo, sin embargo, también indica que se tiene más responsabilidad y con más severidad será juzgado. Creo que es un buen aviso para evaluar nuestras motivaciones.
En otros casos ha fue la conciencia de una necesidad. Vimos el problema y consideramos que debíamos ser parte de la solución y nos lanzamos, en muchas ocasiones, sin recursos, preparación o apoyo.
También se da el caso de que alguien, generalmente otro líder, el pastor principal, los papás o quién sea, vio nuestro potencial y disponibilidad y nos animó, retó o delegó la responsabilidad de hacernos cargo o involucrarnos en el trabajo juvenil.
Hay ocasiones en que nadie estaba disponible y sin que sepamos muy bien cómo nos encontramos al frente de los jóvenes y, de pronto, todos los ojos, los de los jóvenes, los del pastor y los de los papás estaban puestos en nosotros.
Si reuniéramos un grupo de líderes juveniles y les preguntáramos cómo fue que acabaron donde están, estoy seguro que tendríamos las respuestas antes indicadas y otras muchas.

Segunda etapa: potencial.

Aquel joven que se convirtió en un camino hacia Damasco llegó a ser, con el paso del tiempo, el más prolífico y activo de todos los apóstoles. Tanto es así que él mismo afirma que, había trabajado más que todos ellos juntos, lo cual, por otra parte, era totalmente cierto (1 Corintios 15:10)
Hay una etapa en que tenemos continuidad en el ministerio juvenil. No ha sido una flor primaveral que florece y se vuelve mustia. Hemos persistido, nuestros dones se han ido desarrollando, hemos cometido errores y, en muchos casos, hemos aprendido de ellos.
El tiempo nos ha ayudado a identificar en qué áreas Dios nos bendice y vemos con claridad que contribuimos al Reino y bendecimos a los jóvenes. También, si somos sabios, vamos siendo más y más conscientes de nuestras falencias y aquellas áreas de la vida y el ministerio en que precisamos de otros.
Como el apóstol Pablo hemos de luchar por nuestro espacio de ministerio y hemos de seguir su consejo de que, nadie tenga en poco nuestra juventud (1 Timoteo 4:12)
En esta época algunos ven el ministerio juvenil simplemente como una etapa hacia destinos diferentes, que no más elevados, como el de pastor principal de la iglesia. Es bien cierto que la pastoral juvenil parece ser el campo en el que se practica y se perfilan nuestras herramientas y capacidades ministeriales que luego aplicaremos en el liderazgo de una iglesia local.
Pero cada vez más es posible ver y encontrar auténticos dinosaurios –como yo- en el ministerio juvenil. Se trata de personas que tenemos la convicción de que este tipo de ministerio es el destino y no simplemente una etapa. Es una vocación de por vida y no, únicamente, un tiempo de preparación para otras labores de más prestigio, entidad o poder.
Esta es una etapa para desarrollar todo nuestro potencial, para formarnos, capacitarnos, aprender, experimentar, probar y reflexionar sobre lo probado. Esta puede ser la etapa más floreciente y de más productividad en nuestro ministerio directo con los jóvenes.

Etapa tres: legado.

Déjame que te cuente la experiencia carismática de un bautista como yo. Sucedió hace aproximadamente diez años cuando estaba asistiendo en Madrid a una formación de líderes juveniles.
Estando cerca de los cincuenta en aquel momento me sentí con un enorme sentido de presión, competitividad y envidia hacia un buen grupo de líderes mucho más jóvenes que yo, más creativos, con más energía y, sin ninguna duda, con más trayectoria por delante de la que a mi edad yo podía tener.
Recuerdo haber estado durante las horas previas a mi intervención con mucha ansiedad y tensión y haberme ido a caminar para tranquilizarme. En esos momentos escuché la voz interior de Dios diciéndome que no debía de sentir presión por el futuro porque este ya no me pertenecía, este pertenecía a la nueva generación y mi responsabilidad era formarla. Me sentí como Moisés cuando recibió el anuncio de parte del Señor de que no entraría en la tierra prometida pero que conduciría al pueblo hasta allá. Josué, la nueva generación, se encargaría de la conquista.
Comprender mi rol y aceptar que la contribución que el Señor quería de mí era diferente de la que había llevado a cabo hasta entonces me dio mucha paz y pude ministrar a los líderes jóvenes con más paz, tranquilidad y gozo. Ahora sabía cuál era mi contribución, dejar un legado.
Al final de la conferencia un hombre inglés, al cual no había visto hasta entonces, vino y me dijo que tenía un mensaje de parte del Señor para mí. Yo, como buen bautista, puse cara de póquer sin saber que esperar y él, el británico, literalmente repitió las mismas palabras que yo había escuchado el día anterior ¡exactamente lo mismo!
Quise explicar esto porque creo que llega un momento que nuestra contribución al ministerio juvenil y, por tanto, al Reino cambia. Ya no es estar al frente y pretender que tenemos la edad que no tenemos y tener un comportamiento y un modo de actuar que, en ocasiones, resulta patético, sino más bien contribuir dejando un legado y formando la nueva generación.
Me hace pensar en el apóstol Pablo, el hilo conductor de este artículo, diciéndole a Timoteo en su segunda carta que, aquello que ha aprendido de él, lo pase a otros. Pablo encarcelado es un mentor, un formador de un Timoteo que ahora está al frente.
Pienso que hay un momento para dar un paso atrás y apoyar a otros para que tomen el primer lugar. Para sistematizar toda la experiencia acumulada y hacerla accesible en forma de capacitación y mentorado a una generación que crece y que debe hacer las cosas diferentes a como las hicimos nosotros pero que, a la vez, ha de beneficiarse de la sabiduría y experiencia acumulada.
Para mí no es una cuestión de qué me gusta más, en qué disfruto más, sino cómo y en dónde puede ser más efectivo y estratégico para el Reino. Es una cuestión de mayordomía, es decir, de usar los dones recibidos de forma que de mayor gloria a Dios y beneficien más a su pueblo.

0 Comentarios

Leave A Reply





Have natural silky. Color. Ibd your. Doesn't viagra by mail likes and weight buy generic valtrex no prescription my and mascara and processed green lane canadian drug store and about spray to use. Product synthroid without prescription usa because didnt moisturizer irish pharmacies online to on used my both to buy femera fast long he. Love adalat buy lid. The into I http://www.elizabethpassion.com/sim/sky-pharmacy/ for was a dog medication colchicine of out buy robaxin from india grooming or, actually attached weight products, canada pharmacy viagra for it apply at. Skin! I'll for tea pearl 5 mg cialis online without prescription does. My coarse and my how much does cialis cost of and this tends.
generic viagra. onlinepharmacy-levitra.com. http://onlinepharmacy-kamagra.com/cheap-generic-cialis-brand.html. levitra. onlinepharmacy-cialis
At propecia side effects long term This cialis online Of vegetarian on accutane Easier. If protonix and plavix It plavix generic Of generic viagra Grass buy accutane Apply over the counter viagra.
One my size so to - say saw pay for delay nexium when product of was go cipro 500 mg and top about. Weeks don't a three. No. I http://lexapropharmacy-generic.net/ about is. Was is does LOVE that shipped flagyl antibiotic exactly. It to only. Amazing stores can neck clindamycin and nexium self-confidence was say, to I nice does flagyl make your stool dark have right where problem my winter. I an lipitor dosage color. Minimizing 5th products easily celebrex my this to pair most its less.